Rescatan a un perro de un lago congelado y en la veterinaria descubren que es un lobo

Trabajadores transportaron al animal en su auto, que se mantuvo "calmado" y "dormido". La historia ha cobrado eco en Facebook.

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Los trabajadores de una construcción en Estonia arriesgaron sus vidas para rescatar a un supuesto perro atrapado en un río congelado. Cuando lograron sacarlo de las gélidas aguas y llevarlo a una veterinaria se dieron con la sorpresa que no era un can sino en realidad un lobo. La historia ha cobrado relevancia en Facebook .

Robin Sillamäe, Rando Kartsepp y Erki Väli estaban realizando trabajos de dragado en la presa de Sindi cuando vieron, lo que pensaron que era un perro atrapado en las gélida aguas del río congelado, informó la Unión de Estonia para la Protección de los Animales en una publicación compartida a través de Facebook.

Pensando rápido, los hombres despejaron rápidamente un camino para el animal, lo que le permitió nadar hasta la orilla. Una vez que el animal estuvo a su alcance, los trabajadores sacaron toallas e hicieron todo lo posible para secarlo antes de llevarlo al interior de su auto y calentar un poco a la criatura.

De acuerdo al post, después de pedir ayuda, los trabajadores recibieron instrucciones de llevar al "perro" a una clínica veterinaria cercana para recibir la atención adecuada. Los hombres relataron a los protectores de animales que el animal era extremadamente tranquilo y dócil, supuestamente porque creían que era un perro.

"Estaba tranquilo, dormía sobre mis piernas. Cuando quise estirarlas, él levantó la cabeza por un momento", dijo Kartsepp al diario estonio Postimees. Tras recibir la atención adecuada, los veterinarios observaron que el "perro" tenía presión arterial baja, lo que explica su comportamiento dócil al interior del vehículo.

Los veterinarios más tarde trataron al animal por un cuadro de hipotermia y shock. Si bien los médicos se mostraron escépticos al creer que el "perro" era solo un canino doméstico, un cazador local reveló que en realidad se trataba de un lobo. También se pudo determinar que el lobo tenía apenas un año de edad.

Ante el temor de que pudiera volver a su naturaleza salvaje después del tratamiento, los veterinarios colocaron al lobo en una jaula mientras se recuperaba.

"Al principio estaba tan agotado que no se resistía en absoluto", dijo el veterinario Tarvo Markson a Postimee . "Pero una vez que comenzó a tener una idea de la situación, sentí que las cosas podrían cambiar rápidamente. Lo metimos en una jaula", explicó.

En un día, el lobo recuperó su fuerza y ​​fue liberado. Además, el lobo fue enviado con un collar GPS, informó BBC News. "Agradecemos de corazón a los jóvenes que fueron a ayudar a este animal salvaje", dijeron las autoridades.

TE PUEDE INTERESAR

Tags Relacionados:

Estonia

Facebook

Lo más visto

MÁS DE Historias

Subir
Ir a portada