Conoce a 'Scamp, el vagabundo', ganador de la edición 2019 del concurso "El perro más feo del mundo"

El diminuto can fue elegido de entre 19 competidores en un certamen que busca generar conciencia sobre el rescate de mascotas abandonadas y que se organiza cada año en una conocida feria de California, en Estados Unidos.

Redacción G21

▶ Se persigna antes y después de meterse a robar en una casa pero no se lleva nada

▶ La joven que pasó de ganar sueldo mínimo a más de 100 mil dólares al año por su talento musical


Las cosas sí que se pusieron feas –en el buen sentido de la palabra– en un tranquilo pueblo de Estados Unidos , donde un diminuto can que iba a ser sacrificado hace unos años fue elegido como “El perro más feo del mundo” del 2019.

‘Scamp The Tramp’ (Scramp, el vagabundo en español) y su dueña, Yvonne Montes, se hicieron acreedores a un premio de 1.500 dólares, un trofeo del tamaño de un rottweiler y una aparición en el programa de televisión ‘Today’.

‘Scamp The Tramp’ se impuso a otros 19 participantes con lenguas caídas, patas chuecas, miradas eternamente perdidas y otros rasgos extraños , en un enfrentamiento nariz a nariz por la competencia anual que se organiza desde 1988.

La mayoría de los competidores de este peculiar certamen realizado en Sonoma-Marin Fairgrounds, en el corazón del país vinícola del norte de California, fueron abandonados o rescatados de perreras en donde serían sacrificados en Estados Unidos.

Cindy Gentry, publicista de la competencia “El perro más feo del mundo”, explicó a la agencia AP que el objetivo del evento es crear conciencia sobre las necesidades de las mascotas rescatadas y el actual monarca es un ejemplo de ello.

De acuerdo al portal BuzzFeed , que entrevistó a su dueña, ‘Scamp The Tramp’ solía vivir por su cuenta en las calles de la zona de Compton y fue adoptado de un refugio hace más de siete años cuando apenas faltaba una hora para ser sacrificado.

En la actualidad, ‘Scamp The Tramp’ pasa sus días trabajando como una “mascota de terapia” , haciéndole compañía a los residentes de un asilo de ancianos y a niños de primer grado de primaria que están aprendiendo a leer.

Para Yvonne, la “gran personalidad” y la estrafalaria apariencia de su perro fueron vitales para llevarse el galardón este año ya que en las tres ocasiones anteriores que participó a lo mucho que llegó fue a quedar como finalista.

Lo más visto

MÁS DE Historias

Subir
Ir a portada